Blog

Endorsed by the Petaluma Federation of Teachers!

I am so humbled and thrilled to announce that I have been endorsed by the Petaluma Federation of Teachers (AFT Local 1881, also known as PFT) in my race for one of three seats on the School Board. They write:

We truly appreciate your willingness to participate in our process and discuss your goals for the school board. After much consideration and debate, the Executive Council has made the decision to offer our endorsement to support your campaign.

This is a huge morale boost for me — I love the community of Petaluma because my teachers were always a huge part of it. Other than my family, they were the adults I saw. They were the adults I modeled myself after — whether they were selfless volunteers like Ms. Moquete, badass leaders like Ms. Kautsch and Ms. Weir, articulate Cal grads like Mr. Wigert and Mr. Griffin, hilarious motivators like Mr. Quintua, Ms. Biancalana, and Mr. Cardwell, or otherwise overachieving teachers like Ms. Robbins, Ms. Bradley, and Mr. Pillsbury, my teachers* made me who I am today. And I intend to fight for them.

 

*I truly loved all my teachers at Casa Grande and Kenilworth and they all impacted me, but I don’t want to list my entire class schedule. 

Los Endosos

Los endosos de Caitlin al 28 de agosto de 2018:

Amanda Abud, terapeuta matrimonial y familiar & madre de dos hijos

Ojaswi Adhikari, ex vicepresidente de la Comisión sobre el Estatus de la Mujer, Ciudad de Berkeley

Kathy Andrew, activista progresista

Cynthia Ashe, activista progresista & madre feminista de dos hijas

Kamala Brown, activista progresista

Lyndsey Burcina, Ex Alumna de Petaluma & Candidata para el Fideicomisario del Distrito 2, Junta Escolar de la Ciudad de Santa Rosa

Erin Chmielewski, activista progresista

Jason Davies, ex presidente del Comité Asesor de Tecnología, Ciudad de Petaluma

Joyce Galindo, educadora de jóvenes

Zayhra Garcia, organizadora comunitaria y activista progresista

David Glass, Alcalde de Petaluma

Stephanie Manieri, Candidata para el Fideicomisario del Distrito 6, Junta Escolar de la Ciudad de Santa Rosa

Tony McCoy, activista de salud mental

Morgan McNees, profesor de ciencias sociales y ex compañera

Martine Miller E, analista estadístico y miembro de la comunidad

Briana Mullen, Defensora de Política Educativa & Ex Asesora de Políticas del Superintendente de Instrucción Pública del Estado

Hayly Peacock, educadora de la comunidad

Metzli Perez-Flores, defensora del asalto sexual

Dillon Quinn, hermano de Caitlin

John Quinn, el padre de Caitlin

Michelle Quinn, la madre de Caitlin

Tiffany Renée, ex concejal de la ciudad de Petaluma y vicealcalde

Sabina Zabarte, educadora de jóvenes & ex compañera

Host a House Party!

Let's Do This

We can’t win this campaign without you. I need to meet your friends, family, and coworkers and talk to them. I think I’m a good candidate for Trustee, but I want to know what my fellow Petalumans want to see!

If you are interested in hosting a house party, please fill out this form.

What does hosting a house party entail?

It’s pretty simple! The campaign uses your home for a few hours! You invite as many (or as few) people as you want, and let us know whether we can invite other interested members of the community or if you want to keep it private.  While we appreciate any snacks and beverages you may be able to provide to guests, we understand that not everyone can do so; we will provide wine, beer, nonalcoholic beverages, and snacks at as many house parties as possible!

For more information, contact Caitlin at CaitlinforPetaluma@gmail.com!

Política e Ideas

Puedo garantizar la autonomía del Superintendente.

No permitiré que el Superintendente sea el guardián de los asuntos financieros y de personal importantes. Como funcionarios electos, los fideicomisarios deben tener acceso a todo. No tengo miedo de hacer preguntas al personal o admitir cuando no sé algo. Nuestro personal en la oficina del distrito es experto y debe ser consultado durante y antes de las reuniones de la Junta Escolar. Los fideicomisarios no deben temer estar en desacuerdo con el Superintendente.

No podemos contar con los impuestos estatales y locales para salvar nuestras escuelas.

Sé mucho sobre política en Sacramento. Todos los miembros de la junta escolar, los administradores y los superintendentes tienen razón al criticar la incapacidad o falta de voluntad del estado para financiar completamente las escuelas públicas en la medida en que deberían hacerlo. Habiendo dicho eso, me niego a retorcerme las manos y suplico fondos de Sacramento que nunca llegarán. Presionaré y defenderé las Escuelas de la Ciudad de Petaluma en Sacramento, pero quiero ver todas las opciones de financiamiento. Nuestras fundaciones locales y organizaciones sin fines de lucro son recursos fantásticos para nuestros estudiantes, personal y maestros, y han ayudado a mantener nuestras escuelas y programas a flote y exitosos. Creo que la Junta Escolar debe colaborar con ellos siempre que sea posible.

Los estudiantes y maestros prosperan con clases más manejables, eso no es nada nuevo. Mantener una clase apropiada será una gran prioridad para mí.

Seguridad

¿Qué es seguridad? La seguridad escolar es importante. Para mí, el término “seguridad” incluye la idea de los tiradores activos en el campus, la violencia sexual dentro y fuera del campus, la intimidación y el acoso dentro y fuera del campus, y la sensación de los estudiantes de mental, emocional, espiritual y seguridad física en el campus.

La seguridad mental es garantizar que todos los estudiantes tengan acceso a los recursos de salud mental y que no estén siendo gravados excesivamente por el trabajo escolar. No necesitamos que los estudiantes lleguen al punto de ruptura solo para obtener su GPA.

La seguridad emocional es la idea de poder expresar todas las emociones en el aula y en el campus y al mismo tiempo estar a salvo de la intimidación y el acoso. Los estudiantes son humanos Los humanos tienen permitido tener días malos; a los humanos se les permite estar tristes o estar de mal humor. Así como sabemos que los niños no pueden concentrarse cuando están hambrientos o cuando experimentan violencia en el hogar, los niños no pueden concentrarse en aprender con la guardia alta, es cuando toda la energía está en modo de lucha o huida. Tratar el acoso y la intimidación como un problema que afecta directamente el rendimiento y la capacidad de aprendizaje de los alumnos es fundamental.

La seguridad espiritual es la idea de poder expresar su religión, o la falta de ella, sin obstáculos. Los estudiantes deben poder usar collares cruzados, estrellas de David, hiyabs, turbantes y cualquier cosa que sea importante para su religión y / o cultura. También es la capacidad de practicar su religión sin obstáculos. Las diferentes religiones tienen diferentes restricciones dietéticas, diferentes horarios de oración y diferentes requisitos de vestuario, y la política de la escuela debe reflejar y respetar la diversidad que nos hace grandes.

Oficiales de recursos escolares (SRO’s) y justicia restaurativa

Los oficiales de recursos escolares deben incorporar lo que implican sus títulos, no simplemente ser un “policía en el campus”. La necesidad de SRO de trabajar con los estudiantes en materia de seguridad no es simplemente una fuerza intimidante y aterradora en el campus. Los SRO’s y el personal deben comprender por qué los estudiantes negros, latinos y nativos pueden desconfiar de los SRO’s; El distrito debe asignar fondos para el entrenamiento de competencia cultural para los oficiales que regularmente estarán en los campus de las Escuelas de la Ciudad de Petaluma.

Cuando corresponda, creo que la justicia restaurativa se puede usar después de cierto acoso e intimidación. Si bien no siempre es lo mejor, creo que debería incorporarse en nuestras políticas disciplinarias. Los niños que están haciendo el acoso y la intimidación a menudo tienen sus propios problemas que deben abordarse; los niños que son intimidados probablemente no busquen ayuda. La escuela media y los primeros años de la escuela secundaria parecen ser los momentos más difíciles, a partir de historias anecdóticas que he reunido.

No ICE en el campus

Los estudiantes y las familias deben saber que ICE no está permitido ni es bienvenido en el campus. El personal y los maestros deben saber dónde dirigir el ICE si llegan al campus sin permiso, y el personal del distrito debe hacer todo lo posible para mantener seguros a nuestros niños y familias indocumentados. Cualquier SRO’s en el campus debe saber que habrá una respuesta de la comunidad y consecuencias disciplinarias si cooperan con ICE.

Los estudiantes son personas

Algunos niños eligen llegar tarde o ausentes. Pero los niños que tienen circunstancias difíciles de la vida a menudo no llegan tarde ni faltan debido a sus propias acciones. Toda la vida de los estudiantes debe ser considerada en la formulación de políticas desde el comienzo, no como una idea de último momento. Los estudiantes que viven en zonas más rurales del área no pueden simplemente tomar el autobús a los campus o tratar de compartir el viaje con sus compañeros. Necesitamos involucrar a los tutores y padres tanto como sea posible, incluido estar disponibles para reunirse en horarios no tradicionales.

La Junta Escolar podría estar alentando a las empresas locales a contratar a nuestros estudiantes. Los estudiantes que quieran trabajar deberían poder obtener el apoyo de sus consejeros. Muchos estudiantes necesitan trabajar para mantener a sus familias, y otros quieren trabajar para darle sentido a la independencia financiera. Deben ser apoyados y alentados, y la Junta Escolar debe mantener políticas que permitan a los estudiantes conocer sus derechos como trabajadores.

Los niños deben poder elegir qué baños de género usan. Los niños queer y trans que son intimidados de manera excepcional deben tener un proceso para poder usar los baños del personal u otros baños neutros. Si otros niños tienen problemas para entender lo que está sucediendo, ese es nuestro trabajo como adultos y educadores para ayudarlos a comprender la diversidad de la población humana.

Los códigos de vestimenta para el horario escolar y los eventos afiliados a la escuela deben ser lo más neutrales posible. El género de los niños no debe influir en lo que pueden y no pueden usar. Si las polainas “distraen” a los niños, tal vez los niños necesitan alguna intervención positiva y proactiva; No creo que las chicas necesiten ser castigadas. Si a las niñas se les permite usar faldas y pintarse las uñas, también deberían hacerlo los niños.

Todos los educadores y el personal deben ser entrenados en los conceptos básicos de género y orientación sexual, pronombres como parte de su capacitación continua. El personal y los educadores queer y trans deben sentirse seguros y abiertos si así lo desean. Cuando era un niño raro en Casa Grande no podíamos googlear palabras relacionadas con problemas LGBTQ debido a los filtros de todo el distrito. El hogar no siempre es un lugar seguro para los niños queer y trans; podemos asegurar que las escuelas sí lo estén.

Currículo Relevante para el Siglo XXI

Estoy consternado de que incluso jugué con la idea de cerrar el programa de talleres automotrices de Petaluma High School. Todos los estudiantes merecen el acceso a habilidades útiles que pueden usar después de la escuela secundaria, ya sea que asistan o no a la universidad. Las habilidades técnicas y vocacionales pueden ayudar a todos. Nuestra comunidad necesita más trabajadores calificados, y nuestras escuelas pueden ayudar a alentar a los estudiantes a explorar todas las posibles carreras profesionales.

Todos los estudiantes pueden beneficiarse de las habilidades que aprendemos en las clases vocacionales. Todavía incorporo habilidades básicas que aprendí en Educación Física a mis rutinas de ejercicios (ciertamente mínimas), y no puedo imaginar cuánto utilizaría más conocimiento automotriz y mecánico si hubiera seguido esas clases.

California está en vías de exigir que todas las escuelas secundarias enseñen estudios étnicos. Las Escuelas de la Ciudad de Petaluma deben estar a la vanguardia e incorporar este plan de estudios antes de que sea legalmente obligatorio para que podamos asegurarnos de que contratamos al mejor personal y usamos las mejores prácticas. Los estudios étnicos son una parte fundamental de los académicos que viven en un mundo globalizado y racialmente diverso.

Desarrollo Profesional

Priorizaré el financiamiento para oportunidades de desarrollo profesional para educadores y personal, de modo que podamos atraer y retener el mejor equipo posible. Tuve la bendición de ser enseñado por algunos de los mejores maestros (y los mejores humanos) en el mundo, y tenemos que hacer más para garantizar que todos nuestros maestros tengan la capacidad de alcanzar su potencial como educadores y miembros de nuestra comunidad.

Cuidado del Medio Ambiente

Nuestros hijos son los que tienen que vivir en la Tierra después de que nos hayamos ido.

Los estudiantes me han dicho que los programas de reciclaje en Petaluma High School no existen: han visto de primera mano que el personal de conserjes arrojó el reciclaje y los botes de basura al basurero. Los estudiantes no deberían tener que conducir el cumplimiento básico de manejar los desechos de manera adecuada.

Cuando los estudiantes hacen proyectos para incorporar el reciclaje, el compostaje y el paisajismo resistente a la sequía en las escuelas de la ciudad de Petaluma, esos proyectos y políticas no deben irse con ellos. Como miembros del personal, administradores y Fideicomisarios, es nuestra responsabilidad garantizar que las buenas ideas perduren después de la fecha de graduación de un estudiante.

¿Cómo alentamos a las familias y a los estudiantes a compartir el viaje? No tengo una respuesta definitiva, pero sé que la mayoría de las familias que conducen a un alumno hacia y desde la escuela no se benefician de la pesadilla actual de Petaluma.

Soy el producto de nuestras escuelas

A la Sra. Walker y la Sra. Martínez-Chávez: ¡disculpas de antemano por mi español!

Yo soy el producto de las escuelas de la ciudad de Petaluma. He vivido en Petaluma durante 21 de mis 25 años en esta tierra. Pasé la niñez aprendiendo a caminar en el centro de Petaluma, entreteniéndome corriendo por la biblioteca histórica. Asistí a “Learning To Learn”, Sonoma Mountain Elementary School,  Kenilworth y Casa Grande antes de obtener mi Licenciatura en Artes de la Universidad de California, Berkeley, donde estudié Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Debido a mi educación, me apasiona mantener la educación pública de calidad accesible para todos los residentes de Petaluma. Me siento bendecido por haber recibido una educación de primer nivel de educadores apasionados en la esfera pública desde el jardín de infantes hasta la universidad.

Conozco las escuelas de la ciudad de Petaluma. Debido a mi crianza en Petaluma, sé lo que es ser un estudiante en estas escuelas. Sé que no todos los estudiantes tuvieron la misma experiencia que yo. Como una chica bisexual que crece y acepta mi identidad en Casa Grande High School, sé que no siempre fue el lugar más seguro para estar. Los niños queer como yo no aprendieron la educación sexual relevante y no pudieron hacer Google casi nada sobre nuestra identidad en las computadoras de la escuela.

Casi nunca se habló de asalto sexual y violencia, a pesar de que un maestro de historia de Casa fue arrestado bajo el cargo de usar Internet para seducir a una adolescente cuando yo era un estudiante de segundo año. En mi trabajo en Verity, el Centro de Crisis por Violación del Condado de Sonoma, sé que se habla más sobre la violencia sexual y el asalto con los estudiantes, pero no tengo idea de qué capacitaciones reciben nuestros maestros, personal y administradores. Estoy sorprendido y consternado de que la última vez que lo verifiqué, la información del Título IX en el sitio web de “Petaluma City Schools” era difícil de acceder y estaba muy desactualizada, y aún enumeraba a los miembros del personal que ya no trabajan para “Petaluma City Schools.” Eso es inaceptable.

Desde que era estudiante en UC Berkeley, quería postularme para un cargo político. Desde las elecciones generales de 2016, sabía que tenía que postularme para el cargo pronto. Primero consideré postularme para la Junta Escolar a fines de 2017, cuando muchos de los maestros increíbles de los cuales aprendí tanto se vieron obligados a pegar solo para ser escuchados. Me sentí aún más decidido a correr cuando los miembros de la comunidad tuvieron que asistir a una reunión de la Junta Escolar en la que le rogaron a la Junta que tomara medidas concretas para mantener el ICE fuera de los campus aquí en Petaluma.

Me encantó crecer en Petaluma. Me fui por cuatro años para ir a la universidad y conscientemente elegí volver aquí. ¡No puedo evitar que mis padres tengan buen gusto en las ciudades! Pero crecer como un niño bisexual, navegar en la escuela era complicado. Tuve suerte de tener un hogar seguro donde poder navegar mis rarezas después de la escuela, pero muchos niños no tienen un hogar seguro o un hogar con los recursos que les permitan explorar su identidad una vez que finaliza la clase.

La biblioteca, los iPads y los demás recursos que las escuelas brindan podrían salvar la vida de un niño confundido, pero no si los filtros de todo el distrito siguen impidiéndonos poder buscar historias y artículos sobre nuestras identidades, nuestros problemas, y nuestros sueños Cuando era estudiante, los filtros no me permitían buscar en Google ninguna palabra que pudiera usar para describir mi identidad, no “gay”, no “lesbiana”, no “bisexual”. No recuerdo si busqué en Google “queer” “, Pero voy a salir en una extremidad y supongo que también fue bloqueado. Esa política me hizo sentir invisible y sin importancia. Otros niños queer y trans lo tenían peor que yo, y recibían poco apoyo, en su caso.

Los niños de Petaluma merecen nuestro respeto y confianza. Merecen días libres de intimidación y respuestas integrales a problemas como tardanza, ausentismo escolar y disminución de calificaciones. Los estudiantes son mucho más que solo estudiantes, y la mayoría de los maestros lo entienden. Los estudiantes aman a sus maestros y no conocen al personal ni a la administración a menos que tengan problemas. Una comunicación más abierta y relaciones accesibles son la clave para un ambiente escolar más saludable.

Nuestros maestros, personal, estudiantes y padres merecen apoyo proactivo, no migas reactivas. Los estudiantes, el personal, los maestros y los padres que son perjudicados merecen disculpas y justicia, no encubrimientos ni pivotes. Petaluma merece nuevas voces y un nuevo liderazgo, y pretendo ser una voz nueva y joven en el Consejo Escolar como alguien que creció en estas escuelas, en gran parte gracias a los maestros y el personal que todavía sirven a Petaluma en la actualidad.

Quiero ser una voz para los jóvenes, las personas homosexuales, los sobrevivientes de asaltos sexuales y los Petalumanes del Este en la junta escolar de Petaluma. El tiempo de cambiar es ahora. Por favor, vote por mí para el “Trustee” de la Junta Escolar de Petaluma.

Join us!

We can’t do this alone. I have a lot of ideas, a lot of passion, and a lot of experience, but I am only one person. A campaign needs volunteers, places to put yard signs, events to attend, people to meet, and ways to collaborate. If you can offer any of those things to this campaign for the sake of Petaluma’s youth, please fill out this contact form and I will get in touch with you as soon as I can.

¿Por qué correr?

A la Sra. Walker y la Sra. Martínez-Chávez: ¡disculpas de antemano por mi español!

Fui a la escuela aquí en Petaluma. Mi hermano fue a la escuela aquí en Petaluma. Conozco estas escuelas; conozco a estos maestros; conozco a estos administradores. Sé lo que son geniales y dónde pueden mejorar. No soy una parte interesada directa en hacer que una sola escuela sea excelente; quiero elevar TODAS nuestras escuelas y TODOS nuestros alumnos.

Fui consejero de campamento en “Camp Navarro” para el distrito escolar de Old Adobe como estudiante de secundaria porque sabía lo que era ser el torpe estudiante de sexto grado. Ahora, soy un adulto joven incómodo que trata de navegar en este momento de políticos extraños, y no me contenta con quedarme de brazos cruzados.

Soy un lector ávido y un experto con jerga política; Las Reglas de Robert y los minutos de la reunión no me asustan un poco. Sé que soy joven, pero simplemente no puedo esperar a que alguien más decida que es mi turno de cambiar el mundo. Quiero hacer un lugar mejor para los jóvenes, y creo que lo mejor que puedo hacer es ser fideicomisario de las escuelas de la ciudad de Petaluma. ¿Está conmigo?

About Caitlin

I’m still bisexual. It’s still not a phase.

Ever since I was a student at UC Berkeley, I wanted to run for political office. Ever since the 2016 general election, I knew I needed to run for office soon. I first considered running for School Board in late 2017 when so many of the amazing teachers I learned so much from were forced to strike just to be heard. I felt even more strongly about running when community members had to attend a School Board meeting where they pleaded the Board to take concrete action to keep ICE off of campuses here in Petaluma.

I loved growing up in Petaluma. I went away for four years to go to college and consciously chose to come back here. I can’t help that my parents have a great taste in towns! But growing up as a bisexual kid, navigating school was tricky. I was lucky to have a safe home where I could navigate my queerness after school, but a lot of kids don’t have a safe home or a home with the resources to enable them to explore their identity after class ends.

The library, the iPads, and the other resources that the schools provide could be a lifesaver for a confused kid — but not if district-wide filters continue to prevent us from being able to search for stories and articles about our identities, our issues, and our dreams. When I was a student, the filters wouldn’t let me google any word that I might use to describe my identity — not “gay,” not “lesbian,” not “bisexual.” I don’t remember if I googled “queer,” but I’ll go out on a limb and guess that was blocked too. That policy made me feel invisible and unimportant. Other queer and trans kids had it worse than me, and received little support, if any.

Petaluma’s kids deserve our respect and trust. They deserve days free from bullying and holistic responses to issues like tardiness, truancy, and declining grades. Students are far more than just students, and most teachers here understand that. Students love their teachers and don’t get to know staff and administration unless they’re in trouble. More open communication and accessible relationships are key to a healthier school environment.
Our teachers, staff, students, and parents deserve proactive support, not reactive crumbs. Students, staff, teachers, and parents who are wronged deserve apologies and justice, not cover-ups and pivots. Petaluma deserves new voices and new leadership, and I intend to be a new, young voice on the School Board as someone who grew up in these schools, largely thanks to the teachers and staff who still serve Petaluma today.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑